Los Tres Caballeros o la psicodelia “avant garde” de 1945

Photobucket

Recuerdo un día de 1985-86 que mi padre nos trajo una cinta de betamax a mi hermano menor Alexis y a mí, dejándola sobre la cómoda de su cuarto sin ninguna identificación, ni nada. Al ponerla en el consabido aparato del betamax y ponerle play, ya algo grande iba a pasar.

Todo comienza con un primer plano de un gran paquete con muchas estampillas, se ve una mano emplumada abriendo de la tarjeta en un acercamiento y se oye la voz inconfundible del Pato Donald tratando de leer su felicitacion por su cumpleaños viernes 13 por parte de sus admiradores latinoamericanos que esta escrita en el mas perfecto español castellano. Abre el consabido paquete y aparecen tres regalos. Donald elige uno de ellos y es un proyector de películas en que se ven:  Un documental que narra las vida de las aves exóticas de latinoamérica, la historia de un pingüino que quería vivir a las islas tropicales y las aventuras de un pequeño gaucho con un burro volador. Después de eso, Donald abre el segundo regalo que es un troquelado acerca de Brasil en que aparece su amigo, el perico José Carioca, en que lo invita a conocer la región de Baía, tras un accidentado viaje en tren, llegan al estación del lugar, se ve la la silueta de una atractiva lugareña vendiendo pastelitos, Donald de enamora de ella y hace una y mil intentos para conquistarla lo cual es inútil. Tras regresar a casa se disponen a abrir el ultimo regalo (México) y tras una colorida y flamboyante presentación, aparece el gallo Panchito que tras saludarlos efusivamente, los invita para que se unan a su grupo de los los Tres Caballeros, tras un viaje por México, pasando por la ceremonia navideña de romper la piñata por el cumpleaños de Donald y una divertida persecución de este ultimo a unas atractivas bañistas de Acapulco, aparece un final surrealista digno de películas como The Wall, Tommy, A Clockwork Orange y 2001:Space Oddisey en que Donald trata de seducir a una estrella cantante, una flor y a una chaparrita, como es lógico, en todas fracasa (Aquí verán a un Donald machote y sediento de mujeres, nada que ver con el pato de sexualidad dudosa). Todo acaba en una también surrealista corrida de toros donde Panchito es el torero y Donald es el toro.

Definitivamente esta película (Junto con Fantasía) antecedió cosas como la psicodelia (que después se plasmó en cosas como Clockwork Orange y The Wall) y mezcló dibujos animados con personas reales (cosa que Steven Spielberg explotó en Quien Engañó a Roger Rabbit)
Esto fue lo mas fumado que pudo haber creado la Disney antes que, hace tiempo ya que la compré en DVD…

1 comentario en “Los Tres Caballeros o la psicodelia “avant garde” de 1945”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s