Terapia de Shock o el arte para que los “adolescentes incorregibles” aprendan por las “malas” y evitar que sean los ” ‘pranes’ del futuro”…

Terapia-de-Shock

Un día de aquellos estuve haciendo zapping en la T.V. para buscar algo interesante en los ya devaluados canales por suscripción de sistema de cable (Supercable) me detuve en A&E Network y entre  ridículos reality shows de subastas, tatuadores frikis, camioneros que se creen corredores de formula 1 y barbudos sureños que cazan patos, me llamó la atención un reality en especial que no tiene nada que ver con los antes dichos.

Basado en el documental homónimo del 2003 de Arnold Shapiro  (Ganador de un Oscar) este programa es un fenómeno único entre otras producciones de televisión real de los EE.UU.

Sin falsas poses teatrales, pero tampoco con amarillismos excesivos, adolescentes (muchos provenientes de hogares disfuncionales de clase baja) que andan en malos pasos (drogas, robo, ausentismo escolar, acoso, agresión, etc.) son llevados a las prisiones, retenes y comisarías de Estados Unidos y en una especie de recorrido escolar, los susodichos verán, oyerán, gustarán, olerán y sentirán   entre fuertes impresiones la vida tras las rejas y al final aprenden su lección y jurarán dejar su estilo de vida para bien (bueno no todos).

Comienza el Modus Operandi.

Un vehículo de la policía trae a los candidatos (adolescentes problemáticos que son nombrados en el programa [el nombre del mismo varía en que región estén, como por ejemplo: Regeneración, Tormenta, Rehabilitación, etc.] con su edad [desde los 10 hasta los 19 años] y cargo que enfrentan) rumbo a la cárcel donde recibirán su tratamiento extremo.

Dentro de la prisión, empieza el entrenamiento.

Ya dentro de las instalaciones de la carcel, retén, comisaría, etc. Empieza lo bueno. Les decomisan cuestiones como dinero, pulseras, piercing, pendientes. Los obligan a ponerse los uniformes para prisión. Se empiezan a oír tanto testimonios de los procesados, como de sus familiares o tutores (muchos se las quieren tirar de malotes, pero la mayoría salen llorando de su experiencia) después los someten a una rutina de ejercicios fuertes para cansarlos y así doblegarlos su carácter y poder amoldarlos bien.

Carne fresca rondando por los pasillos.

Aquí viene lo mero mero (como dirían los mexicanos) el guía (un carcelero o un preso entrenado para eso) conduce a los muchachos (cual recorrido escolar) por los pasillos en donde se encuentran las celdas, en donde son recibidos por las exclamaciones amigables de los presos (“Carne fresca!!!”, “Tráiganlo a mi celda para hacerlo mi perra!!!, “Quiero a este para que lave mis calzoncillos!!!”, etc.)

Encuentros cercanos del tercer tipo

Aquí empieza el corazón del proyecto y los adolescentes empiezan a experimentar encuentros cercanos del tercer tipo (Y no hay LOPNA u otra ley tutelar que valga en este momento): Pasan una noche en las celdas (en su mayoría sucias y frías sin una almohada o cobija), prueban la comida de la prisión (en su mayoría es mazacote), tienen charlas con los internos (en su mayoría son historias crudas), experimentan hablar con sus familiares (en su mayoría a través de vidrios o de una pantalla de video), etc.

“Me regeneraré y no volveré a hacerlo más…”

Al final de la jornada, los adolescentes son obligados a redactar una carta relatando sus experiencias en la prisión y son conducidos a un vestíbulo en donde son recibidos por sus padres, familiares o tutores en donde entre lagrimas leen sus composiciones. Al final de cada episodio se puede oír a los mismos diciendo frases como “Estar en la carcel no es bueno” […] “Me regeneraré”[…] “Seré un hombre de bien” […] “No volveré a hacerlo más” , terminando con una especia de epílogo en lo que hicieron los procesados despues de la experiencia (no voy a negar que muchos han quedado nuevecitos… Pero otros ya volvieron a las andadas)…

Mi opinión personal acerca de esto…

Yo de verdad me he quedado asombrado con el programa en cuestión que ya quisiera que hicieran un especial en mi país (Venezuela) en donde las situaciones de alto riesgo y muchos carajitos aspirantes a pranes están a la orden del día, yo voto para que hagan algo parecido aquí (Y no me vengan con la cuestión de la LOPNA de nuevo, ya que la misma ha causado que aparezcan mas y mas pranecitos) Quien me apoya???

5 comentarios en “Terapia de Shock o el arte para que los “adolescentes incorregibles” aprendan por las “malas” y evitar que sean los ” ‘pranes’ del futuro”…”

  1. Hola he visto el programa es muy importante porque así podremos ver jóvenes respetuosos a ver si hay menos delincuencia deberían aplicar esos en todos los países porque muchos jóvenes no tienen las posibilidad de ver este programa y también deberían de dar esa terapia algunos padres por aportar a que sus hijos tengan ese comportamiento. Importante programa.

    Me gusta

  2. hola buenas noches, somos la fundación la mano de dios, estamos creando un proyecto en base a ese programa, para implementar eso en vzla, no es fácil, nos gustaría si tienes material de apoyo que nos facilitara y nos apoyara, mi correo es guilllermojrp@gmail.com.
    saludos

    Me gusta

  3. Me alegra que existan programas como estos tengo un hijo de 17,años vive el bromx y no vive en casa de su abuela el padre i progenitor solo los pidió pero allí les dio rienda suelta a los tres mayores hijos mi hijo estuvo en la calle casi un mes pero gracias a Dios un señor de buenos sentimiento le dio permiso que viva con el pero me preocupa por que ya tuvo un accidente hace dos meces y no quiere ir a la escuela ni trabaja me gustaría que haga algo de provecho y se aleje de esos amigos que no son de provecho

    Me gusta

  4. ¿Y creen que la solución para la violencia es crear más violencia? ¿Que la respuesta al odio es generar más odio? ¿Que los policías con sus puños, palotes y poses de mandamaces pueden más que 7 años estudiando Psicología o 5 comunicaciones o 9 derecho, o 7 psiquiatría o 3 trabajo social? ¿Entonces, cerramos las universidades y como dicen ustedes allá en Venezuela, dejamos que los polis se encarguen de los catires y de los chamos? al menos aquí en el Perú nosotros estamos luchando contra la corrupción. Poco a poco, claro, pero al menos algo se hace. No se les mete palo a los niños, no se los expone a ser asesinados o golpeados por criminales en una cárcel -que es lo que hace este programa ¿no? y no se les hostiga con tratos inhumanos y degradantes- hay leyes fuertes para evitar el maltrato a los niños y la policía no está en manos de pinochetistas como en Chile o de abusivos como en estos programas. Aplaudo que hayan policías rudos, severos y eficientes para poiner mano muy dura a los narcos y criminales, pero a los REALES narcos y criminales. No a un puñado de mocosos. para eso están las correcionales y basta. salirse de esos parámetros es violar la ley y en eso el debido proceso es enfático: No se debe combatir la violación legal con otra violación legal, valga la redundancia. Por otra parte, si hubieran policías como estos gringos rancheros, irían ELLOS a la cárcel por abuso psicológico contra un menor. Algunos pueden argumentar: Que viven en el Bronx, que viven en Caracas, que viven en Tumbuctú…, pueden vivir en donde sea, en todos lados hay violencia, que debe ser controlada y combatida, pero cuando se trata de menores hay que tener sumo cuidado. Yo creo y es más, afirmo categóricamente que para eso sirve la terapia psicológica, para eso están los medios de comunicación, o en última instancia para eso están los psiquiatras o los albergues que aquí en el Perú no hacen que los niños y adolescentes quieran ser “cachacos” (militares al estilo Rambo) o “tombos” (policías al estilo Harry el Sucio), que parece ser el LEITMOTIV o lema de este cuasi reality show capitalista, torturador y fascista, como es “Terapia de Shock” que es una práctica denunciada en muchos casos por Amnistía Internacional y por Human Rights Watch como ligada al neo fascismo y mecanismos de control por medio del miedo. EEUU y la CIA lo aplicaron -e impunemente aún aplican- en Guantánamo y muchos organismos mundiales y ONGs se han quejado. Estoy casi 100% seguro que le “habrán echado el ojo a este programita”, pero esa ya es harina de otro costal… En fin, hasta la alta comisionada de la ONU para Derechos Humanos, la Sra Bachelet, desprecia prácticas como esta, pero a A&E le importa muy poco, obviamente. El dinero que ganan por el rating que usufructuan de esto (no hay que negar que el morbo vende y eso lo se como comunicador que soy, lamentablemente), mantiene vivo este canal y a diferencia de mi y otras personas, a ellos les interesa más lo polémico que lo ético y sobre todo legal. . Y sí, si les voy de nuevo una o un millón de veces con la cuestión de la LOPNA o como le llamen, que en el Perú se llama Defensoría del Niño y el Adolescente y está, por algo, a cargo del Ministerio de la Mujer y no a cargo del Interior, como en la patria de Mr. Donald Trump. No me cansaría de hacerlo, de hablar a favor de los derechos de los menores, pues ya basta de entregar en manos de curas, policías o militares, un rol que compete a maestros, psicólogos, psiquiatras y comunicadores. Ok, no son angelitos estos chiquillos, pero ¡Vamos, que para algo se estudia en una universidad, señores, o como dije, que cierren esas profesiones y las retiren de las currículas de todas las universidades del mundo. Y creen más cuarteles. No me sorprende que este programa sea de manufactura americana, un país que a diferencia de muchos de Sudamérica, se jacta de que a los 14 años muchos padres ya “enseñaron” a sus hijos a disparar un Winchester y a los 18 ya tienen mocosos con ametralladoras M-16 más grandes que las que aquí vemos en la Parada Militar de Fiestas Patrias.
    De todos modos, cada quien es responsable de sus actos y de los contenidos que observan en la televisión. A los periodistas, qué lástima, no nos compete sugerir que cuiden su salud mental y humanística a los expectadores. Si lo hiciéramos, seríamos igual de fachos que quienes criticamos, y proceder así sería inconsecuente. Lo máximo que puede hacer la TV es poner una advertencia de mayores de 18 o de 14 y nada más. Así que si son adultos o mayores de 14, vean el programa a discreción, aunque recomendaría ENCARECIDAMENTE que lo hagan en compañía de un adulto responsable y psicológicamente ecuánime -ojalá encuentren uno- que es un contenido, si aún merece que lo llame así, que viola los derechos humanos de los menores de edad bajo cualquier concepto.

    Me gusta

    1. Que yo sepa no he visto a ningún policía que ha participado en el programa que haya amenazado con pegarle a los “procesados” (Salvo a que se resistan o sean demasiado agresivos). Yo he aplaudido mucho el LEITMOTIV del programa porque muchos mocosos aspirantes a delincuentes necesitan llegar a lo mas bajo para darse cuenta a que no estan llegando a ningún lado con sus “actitudes”…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s